La historia detrás de NSF

¿Cómo decide ir a África y volver con la misión de fundar una organización de cooperación internacional? Bueno, cada organización tiene su propia historia…¡Esto es nuestro!

En primer lugar, el por qué me atreví a ir a África… Bueno, si eres de mi generación, probablemente tengas recuerdos vagos de tu madre diciéndote que comas tu comida y la disfrutes porque 'los hijos de Biafra' no tienen ninguna. Vagos recuerdos de anuncios de OXFAM con niños que sólo tienen piel en sus huesos rodeados de moscas. Si eres como yo, te conmovió de inmediato, pero lo pusiste en algún lugar de un cajón de tu memoria, bien enterrado, lejos de los pensamientos cotidianos.

Problemas de abundancia

Me convertí en nutricionista en 1997 y hasta 2017 pasé 20 años tratando de resolver los problemas de 'Too's. Demasiada abundancia, demasiada variedad, demasiada cantidad. Los niños de Quebec han sido mi causa: ya no saben o son incapaces de mantenerse al día con toda esta variedad de alimentos, lo que nos hace ver una normalización de la neofobia alimentaria. Es normal, al parecer, para un niño, no querer degustar 26 verduras y preferir los innumerables productos de cereales refinados y los 44 sabores de helado de Baskin Robbins … pero como nutricionista pediátrico, trabajamos duro para que lo coman! Tratamos tan bien como mal de desentrañarlos a través de toda esta variedad, pero como profesional, aquí en Quebec, ¿realmente hacemos el peso? No podemos competir con esta abundancia, por lo que nuestro impacto es limitado… Y en mis 20 años de carrera, casos de desnutrición grave similares a los comunes en África, puedo contarlos con mis dedos con una mano.

Excepto que un día, el cajón se entreabierto. Mi propia hija me dijo un buen día en noviembre de 2017: ''Mamá, no entiendo cómo tu generación no hace nada y sigue comiendo tres veces al día sabiendo que en otros lugares se mueren de hambre. Y no entiendo por qué hay servicio militar. Debería haber servicios humanitarios obligatorios para todos, no para los servicios militares». Rara vez estoy sin palabras. Todos los que me conocen lo saben, siempre tengo una opinión y una respuesta a todo. Pero ahora mismo, no. Mi propia hija había hablado, y yo estaba sin palabras. ¡Pero no sin dolencias!

En mi cabeza, me vi a su edad, todavía lleno de idealismo, o yo también me pareció inaceptable y yo era sensible a los videos de los niños de Biafra! Irrumpió en mi cajón de memoria.

Dar el paso

Una o dos semanas después, conocí a una familia que iba a Benín, a través de la cual sabía un poco sobre la vida allí y me di cuenta de que tal vez no dejemos que los niños sean comidos por moscas mientras los filmamos… pero que todavía hay una gran cantidad de desnutrición crónica en África, e incluso soluciones de último recurso como poner a un niño a trabajar, con la esperanza de recaudar algo de dinero para alimentar al resto de la familia. Hay chicas que no van a la escuela a llevar comida al mercado. Y hay bebés muriendo de desnutrición en Benin también. No es un video lejano, es la realidad.

Así que quería ir a verla cara a cara. Di 20 años, al TROP de América, decidí dar un mes de mi vida al 'PAS ASSEZ' del resto del mundo. ¡Y así empezó todo!

Hasta el día de la partida, mi hija me decía todos los días: ''¡Sabía que no nos íbamos!'' . Durante dos meses las entradas habían sido compradas y ella todavía no lo creía. Yo tampoco., Todo el mundo me preguntaba por qué estaba haciendo esto, por qué Benin… etc. Salí de Quebec para este viaje sin idea de lo que nos esperaría, pero regresé con una firme intención de hacer mi parte.

¿Pero por qué?

Además de apaciguar mi conciencia y ser consistente con mis valores tomando a mi hija en su palabra, tenía tres objetivos:

  1. Derribar las barreras y los temores que impiden a cualquiera visitar este continente: encontrar a las familias de acogida, a los socios adecuados, describiendo todo en detalle a mis colegas de Quebec para que todo el mundo vea que ayudar en otro lugar es posible. Durante años lo pensé, pero no me atreví por miedo. Miedo de no ser capaz de defenderse por mí mismo, o incluso de ser secuestrado para el ordeño de las mujeres blancas!Morir de turismo o malaria, ser víctima de un golpe de Estado… todo tipo de fabulaciones que me permiten elegir la inacción, status quo.Así que me dije a mí mismo que siempre era la primera vez que era la peor, y que podía hacer la primera vez no sólo por mí, sino por todos los nutricionistas del mundo… crear un puente y ver lo que sucede!
  2. Dar a conocer la realidad: me di cuenta de lo mucho que nos mantenemos en la oscuridad y que realmente sabemos muy poco sobre este continente- es como un gran borrón. Quería ver el verdadero negocio- no hacer cegueras más, y descubrir un país que probablemente tiene mucho que enseñarnos!
  3. Escuchar las necesidades: fue el primer viaje de NSF, y usted no cambia una situación en un mes! Pero al sortear el problema en profundidad, escuchando la visión de todos, mediante la consultoría, cada misión saca a relucir soluciones sostenibles que los profesionales locales quieren implementar. Sólo tienen que apoyarlos. Es seguir, todo es para ser inventado, pero una cosa es segura, es nuestra responsabilidad al menos intentarlo!

Tenemos que hablar de ello para cambiar las cosas, la lucha contra el hambre debe estar en el centro de las discusiones porque los niños mueren todos los días y durante 40 años, los hijos de los Biafra de mi madre son una realidad, ¡no se han movido! Es porque no sabemos qué hacer con ella, no tenemos acceso a la dura y pura realidad que viven los pueblos emergentes. ¡Hay mucho que compartir!

Una forma sencilla de seguirnos: nuestro boletín informativo. Una forma sencilla de apoyarnos: ¡conviértase en miembro! Unos 20 que van muy lejos, y un gesto de solidaridad que todos pueden hacer hoy para acabar con el hambre en el mundo, juntos.

Y en estos tiempos de agitación global, los países emergentes necesitan aún más solidaridad. NSF persevera en estos proyectos, pero es sólo juntos, por la disminución de la soldaridad, que la lucha se ganará!